Avisar de contenido inadecuado

Low, maravillosamente lento.

{
}

Low, maravillosamente lento.

Acomódate en tu sofá y relájate.

Originarios de Duluth (Minnesota, USA), Low lo componen el matrimonio formado por Alan Sparhawk y Mimi Parker, y el bajista Zak Sally. Con ellos no se puede usar el tópico de que son ‘una banda de culto’, porque en realidad son casi una religión. Sugiriendo lo máximo con lo mínimo, las catarsis que desatan sus discos no han parado de captar fieles seguidores desde que comenzaran a predicar su doctrina. Allá por 1994 surgieron cual ‘perros verdes’ como reacción experimental a la hegemonía grunge. Entre su minimal debut “I Could Live In Hope’” en 1994 y su último álbum “Trust” en 2002, grabado como algunas de sus obras en una iglesia, median siete discos oficiales. Además, su aura de espiritualidad han alumbrado colaboraciones plasmadas en ep’s junto a Dirty Three y Spring Heel Jack. Siempre con el pulso de su sonido único, de sus canciones inocentes, soñadoras y reflexivas.
Delicados, austeros e hipnóticos, Low elogian la lentitud como vehículo transmisor de la tensión dramática. Siempre en los márgenes del dream pop y el rock alternativo, ya se merecen los ceremoniales honores reservados a consagrados nombres del slowcore como Galaxie 500 o Codeine. No hay más que echar un vistazo a lo que opina la prensa musical internacional para darse cuenta de que estamos ante una banda única. Porque creer en ellos es creer en el auténtico valor de la música independiente, y porque discos como “Things We Lost In The Fire” (2001) no se ven todos los años. A día de hoy, Low es un grupo exclusivo y exquisito que, rebosante de coherencia y originalidad, nadie suena como ellos, ha firmado una de las carreras discográficas más apasionantes e inmaculadas de los últimos años; tan reluciente como una parroquia una mañana de domingo.
Cabe señalar, como apuntes curiosos, que profesan la religión mormona, que Radiohead los adoran, que no se consideran depresivos, sino sobrios, y que sus canciones son tan extremadamente hipnotizantes como poco aburridas. Tampoco hay que obviar que actualmente la felicidad les invade: Mimi y Alan acaban de tener su segundo hijo y el grupo, a punto de publicar un nuevo álbum, rememora sus diez años de carrera con la edición de “A Lifetime of Temporary Relief (10 Years Of B-Sides And Rarities)” (Rough Trade-Sinnamon, 2004), la caja definitiva de una banda en estado de gracia. En otras palabras, el testamento de la primera juventud de un grupo inmortal.

Extrido de: http://www.indirock.es

{
}
{
}

Deja tu comentario Low, maravillosamente lento.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre