Avisar de contenido inadecuado

¿Me lo quedo o lo vendo? Reflexión sobre el mercado del vinilo.

{
}
Estupendo punto de vista del coleccionismo y la venta del vinilo.

 Extraido de la página: http://www.el-mundo.es/sudinero/99/SD178/SD178-08.html

¿Sale Rentable Vender la Nostalgia?
Las tiendas de compraventa de discos ofrecen atractivos precios por las viejas piezas de coleccionismo.
Por César Serna

Que la música amansa a las fieras es algo que se ha dicho toda la vida, pero además puede reportarle algún que otro beneficio económico. ¿Ha pensado lo que puede valer hoy aquel disco que apenas escucha ya, víctima de las nuevas tecnologías, comprado con ilusión hace años?
Desempolve y examine detenidamente sus discos y compruebe ediciones, fechas, anagramas y portadas; porque a lo mejor usted, sin saberlo, es poseedor de una gran discoteca cuyos ejemplares valen bastante más de su precio inicial.
Por culpa del CD el coleccionismo del vinilo tiene un mercado al alza. El arte musical se paga, y se paga bien, a pesar de la agonía que envuelve al mundo del disco, originada, como señalan los expertos, por la llegada revolucionaria del disco compacto.

 

Con CD o reediciones, se puede tener un acceso más fácil a esos discos que valen medio millón de pesetas o más, porque si no tienes el dinero, y sobre todo contactos, no puedes comprar el original», afirma Eduardo, responsable de Discos Melocotón, en Madrid. Esos originales sólo se encuentran en un mercado limitado de tiendas especializadas de compraventa o segunda mano.

 

Todavía son muchos los coleccionistas del vinilo debido al carácter nostálgico que encierran, por representar a una época de censura en la mayoría de los casos, el colorido de sus portadas, la estética retro o la parafernalia, más importante a veces que las canciones.

 

Antes, los precios subían cada año, ahora cada semana. Lo que pasa es que el buen coleccionista no quiere vender, aunque muchas veces desconoce el valor de lo que tiene. Porque el que es coleccionista de un grupo, artista o estilo musical, rara vez cambia de opinión, y sólo vende si tiene algún apuro económicamente importante o busca algo mejor», afirma Eduardo.

 

Un 'hobby' para elitistas.

 

Ahora bien, estas piezas para melómanos no están al alcance de todos los bolsillos. En la actualidad, y según los expertos, existen dos tipos de coleccionismo. El normal, aquél que hace referencia al seguimiento de un cantante, banda o estilo musical, y al que no le importa que no sea una primera edición, y el llamado de elite o serio, que rara vez llega a la tienda.

 

A juzgar por la situación, lo difícil es hacerse con una primera edición o el original del artista. El perfil del coleccionista es el de una personas de entre 30 y 40 años, de clase media e inquietudes culturales importantes, cuyo nivel económico le permite recuperar ese disco de hace treinta años. Aunque también depende del tipo de música. Hay niños que vienen con papá, quien les compra un photodisco de Héroes del Silencio por veinte mil pesetas. Eso también es coleccionismo», señala Eduardo.

 

La originalidad se paga.

 

España es un mercado atípico, sin organización, a diferencia de Estados Unidos e Inglaterra, que cuentan con una catalogación de las obras musicales con un precio estimado en el mercado. Cada comerciante establece su criterio personal a la hora de comprar un disco, aunque sí que existen requisitos.

 

Los discos originales de los grupos aparecidos en su primer año y en su país de edición son los más cotizados. Un ejemplo sería un elepé de Led Zeppelin, primera edición en Inglaterra, cuyo valor alcanzaría las 50.000 pesetas aproximadamente, mientras que el mismo ejemplar en versión española tan sólo las 800 pesetas.

 

O la edición original inglesa de los Kings, que rondaría las 10.000 pesetas. En cuanto a la música española, un disco de Los Brincos alcanzaría las 20.000 pesetas, mientras que el mismo en versión sudamericana apenas rozaría las 3.000.

 

Mención especial cobran las portadas con sus diferentes sellos y anagramas. Es el caso del famoso disco censurado de la cremallera, Steaking fingers», diseñado por Andy Warhol para los Rolling Stones. Uno de los más buscados: la música es la misma, pero la portada no.

 

A 10.000 el lote.

 

Ahora bien, algo incluso más importante que la edición o el estado del disco es la demanda. &laqno;Puede estar nuevo, pero no tener valor», afirma José Amado, de Killer's discos, en Madrid. Algo que sucede en el sector de la música clásica o en el jazz, totalmente depreciado, donde el coleccionista se ha pasado al CD.

 

Por tanto, si usted es titular de alguna rareza musical (hay gente que colecciona marchas militares) y decide vender, sepa que la mayoría de las tiendas especializadas compra por lotes, llegando a pagar incluso hasta 10.000 pesetas, aunque algunas, exclusivamente, lo hacen por pieza.

 

Ediciones limitadas, prensajes privados, rarezas... cuyo propietario está dispuesto a pagar hasta la mitad del precio actual de mercado. Así, por un disco que alcanzaría un valor de 50.000 pesetas dentro del mercado español, el vendedor recibiría el 50% del mismo, siempre que esté en buenas condiciones. Hasta 20.000 pesetas pagaría por grupos españoles de las décadas de los 60 y 70 como Pan y regaliz, 15.000 por Smash del sello Philips o entre 5.000 y 8.000 por uno de Lone Star o Los Brincos que en su día no superaban las 800 pesetas.

 

Al margen de las megaestrellas como Beatles, Presley, Rollings, Bowie, Dylan, Hendrix o Sinatra, lo más cotizado son los pequeños artistas, aquellos poco conocidos, que en su día, sacaron a la luz reducidas y promocionales tiradas sin mucho éxito.

 

Entre los estilos, sin duda es el rock de los sesenta y setenta el que se lleva la palma, junto al british pop de The Kings, Hooling, Animals o la música de garaje americana. Aunque los discos editados en España repuntan al alza. Es el caso de la década de los ochenta, en singles y maxisingles, como KK de luxe, Elegantes, Ejecutivos agresivos, Gabinete Caligari, Tequila, Zoombies, Secretos, etc. o el progresivo rock vasco y catalán, como Itoiz, Tapiman o Pau Riba, cuyo precio fluctúa entre las 5.000 y 7.000 pesetas el disco.Y algo de blues, donde tres o cuatro discos pueden alcanzar la suculenta cifra de veinte millones de pesetas.

 

Hasta 60.000 pesetas está dispuesto a pagar Antonio, de La Gramola, en Madrid, por un Lp de cuatro canciones de Pink Floid, 25.000 por uno de John's children, y hasta 50.000 pesetas por lo primero de los Beatles en estéreo, cuyo cartel anunciador está expuesto en su tienda. Eso sí, si está en perfectas condiciones, porque este ansiado vinilo alcanzaría un valor de mercado de entre 100.000 y 150.000 pesetas para un extranjero.

 

Ferias musicales.

 

La renovación de la oferta musical y la falta de potenciales compradores son los principales lastres de este reducido mercado en el que las ferias, tan diversas como opiniones suscitan su efectividad, constituyen un aliciente o un revulsivo.

 

Barcelona, con una cita anual, es la principal dentro de nuestras fronteras si se quiere estar un poco informado; aunque ésta entra dentro de un círculo en el que se organizan otras de diferente repercusión.

 

Para Mikel Barsa, director de Barsa producciones y pionero en la organización de una de estas ferias de coleccionismo musical y cinematográfico, este tipo de reuniones constituye un mundo diferente al que proyectan las grandes compañías discográficas.

 

&laqno;Han pasado 17 años desde que organizara la primera feria de coleccionismo musical en España. Hoy realizo 22 al año por toda la geografía nacional, con un volumen de 200.000 personas aproximadamente, y considero estos encuentros como un valor seguro, ya que permiten el acercamiento de todo el espectro social desde el punto vista musical», explica.

 

Para otros, el mercado está fuera: Utrech, Londres, Birmingham, Estocolmo, Milán o Austin, en Estados Unidos, son las preferidas.

Deshacerse de sus recuerdos o reembolsarse un dinero de la nostalgía. Vinilo o calidad digital, la elección está en su mano.

 

{
}
{
}

Comentarios ¿Me lo quedo o lo vendo? Reflexión sobre el mercado del vinilo.

Hola, me llamo Sandra y tengo una migo que es coleccionista ... él es Sueco y está buscando este disco:
Tapiman – s/t – Edigsa ’72
Por favor... si alguien sabe como lo puedo conseguir..... lo compraria a buen precio... Él se llama Mike y toca en una banda sueca muy famosa.. si alguien me consigue este disco podria entrar en el proximo concierto al Backstage. Si alguien supiera algo... mandenme un correo a mi direccion, ok? M
Muchas gracias a todos...
Mi correo es:
eyeloveyou_s@yahoo.es
sandra sandra 29/03/2009 a las 11:18
Tengo cientos de vinilos lps y quiero venderlos, interesados contactar con Juanjo, diferentes estilos de música pero especialmente rock, funky, Jazz, tanla mouton, cantautores, rock nacional. Estoy interesado en vender todo el lote. También dispongo de una colección de la música rock ( 100 discos) con los fascículos encuadernados en muy buén estado.
Juanjo Juanjo 12/03/2011 a las 18:23
tengo una coleccion de alrededor de 500 LP de vinilo de los 70 , 80, y 90 de pop español, funki, rock,movida,extranjeros y me gustaria que alguien me los tasara para poder venderlos pues no conozco a nadie que tenga idea
lola lola 28/07/2011 a las 18:13
Yo se bastante de ellos. Mandame la lista por mail y estamos en contacto. Un saludo!miguel.g.sanchez@hotmail.com
Miguel Miguel 17/11/2011 a las 10:58
Juanjo me interesan tus discos, mandame un mail con lo que tienes, y sobre todo los libros y fasciculos de la historia de la musica rock. gracias!miguel.g.sanchez@hotmail.com
Miguel Miguel 17/11/2011 a las 10:59
Tengo el disco de SARITA MONTIEL editado por LONDON RECORDS EL ULTIMO CUPLE se que no hay muchos de estos será aproximadamente de los 50 me podeis decir precio aproximado
LOLA LOLA 15/01/2014 a las 12:58

Deja tu comentario ¿Me lo quedo o lo vendo? Reflexión sobre el mercado del vinilo.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre